miércoles, 22 de julio de 2015

Blitz, David Trueba


"La crisis nos había acostumbrado a todos a una precariedad algo ridícula, en la que aceptábamos encargos bochornosos y salarios infrahumanos para sentirnos partícipes aún del sistema, paar no descolgarnos hacia la mendicidad"
"La decadencia es lo que tratamos de retrasar todo o que podemos, pero sin mucho éxito....Te aseguro que por muy hecho a la idea de hacerte mayor que estés, cuando llega es una tragedia."




La novela de David Trueba, conecta dos mundos muy diferentes, con dos seres humanos que coinciden en la soledad y el amor. La juventud del protagonista, que se supone en su plenitud, preparado, culto, pero en plena crisis económica y personal, y Helga, mujer madura que lo lleva por unos derroteros personales que él no espera.
Los problemas de la vida moderna, las prisas, la dependencia casi enfermiza del móvil, la falta de trabajo en nuestro país, la fuga de cerebros, ... frente a la esplendida madurez de una mujer alemana, casi metáfora de la vida alemana de riqueza y trabajo frente a la tibieza del sur con sus jóvenes más preparados que nunca, pese al ex-ministro Wert, y la melancolía sin nombre de la lejana juventud, dejan en la novela un poso de tristeza, que sitúa a los jóvenes en un sin-futuro y a los mayores en una juventud perdida y sin retorno.
Una historia muy bien escrita, con una prosa locuaz, pero, desde mi madurez de mujer, y lo siento, es mi opinión, poco creíble, llevándome al recuerdo de una historia genial  de este mismo autor Saber perder, una de mis novelas preferidas.
MJ


Arte Degenerado
" Pero lo degenerado era su mirada, no la pintura, su rechazo a la fiereza de lo real en el sueño de alcanzar la pureza y la perfección"


No hay comentarios:

Publicar un comentario