Entrada destacada

3º Premio Concurso de relatos "Valle del Mesa"

Quiero agradecer desde este foro, el premio que me concedieron el domingo, en el I Concurso de relatos "Valle del Mesa"...

jueves, 28 de septiembre de 2017

Canción dulce, Leila Slimani



"La vida se ha convertido en una sucesión de tareas, de compromisos, de citas ineludibles. Myriam y Paul están desbordados. Les gusta decirlo, como si ese agotamiento fuera señal premonitoria de su éxito. Su vida se desborda, apenas queda lugar para el sueño, ninguno para la contemplación. Corren de un sitio a otro, se cambian de zapatos en el taxi, toman copas con gente importante para su trabajo. Los dos juntos se han convertido en los jefes de una empresa que funciona, con objetivos claros, ingresos y gastos.
Por toda la casa hay listas que Myriam escribe, en una servilleta de papel, en un post-it o en la última página de un libro. Se pasa el tiempo buscándolas. Teme tirarlas, como si con ello perdiera el hilo de las tareas pendientes. Sigue conservando algunas antiguas y de vez en cuando las relee, invadida por la nostalgia, más aún cuando no sabe a qué corresponden esa oscuras notas: -Farmacia; - Contar a Mila el cuento de Nils; - Reservar para Grecia; ..."



La vida se nos va de las manos, desperdigada en reuniones interminables de trabajo o en horas extras en fábricas, para elaborar electrodomésticos o teléfonos móviles. El relato desgarrador de Leila Slimani, refleja la vida de las parejas y familias acomodadas en los principios del siglo XXI, con el objetivo de realizarnos y de acumular y ganar más dinero. Hemos olvidado tantas cosas en el camino, que no nos damos cuenta de lo que nos hemos perdido: el tiempo dedicado a nuestros hijos, el placer de los detalles pequeños, el amor,...Una fuente inagotable de sentimientos encontrados, evitando la mirada certera de quien ha perdido todo, nos recuerda, que ya no somos felices y que hemos perdido la inocencia. 
Es el reflejo de esa sociedad, cruel, con los que menos tienen:  no conocemos a las niñeras de nuestros hijos, a quien nos limpia la casa o los cristales o a nuestros vecinos; ignoramos donde hemos perdido el sentido del respeto y la dignidad, que nos enseñaron nuestros padres. Esta sociedad aburguesada, no conserva, ninguno de los valores de cuando éramos dueños de nosotros mismos y de nuestras acciones, nada nos detiene : ¿dónde nos hemos perdido?, ¿qué nos ha  pasado para llegar a encontrar normal, el sufrimiento de las mujeres maltratadas, la soledad de los ancianos o la intransigencia de los niños?.

En la novela de Leila Slimani, Canción dulce, se mezclan todos estos temas: la soledad, la falta de cariño y de compromiso social, la enfermedad mental, el olvido de los que lo pasan mal, el aislamiento como forma de vida, el asesinato,...; que deberían hacernos preguntar, por qué hemos llegado a estas situaciones de violencia en el mundo "civilizado y moderno". Y  hacernos reflexionar  en la vida que llevamos y en sus consecuencias.

MJ

http://www.elmundo.es/cultura/2017/05/25/5926cc71268e3e3b618b45bd.html

Resultado de imagen de leila slimani

Otras novelas de Leila Slimani:
Sexe et mensonges de [Slimani, Leila]

SEXE ET MENSONGES, c'est la parole, forte et sincère, d'une jeunesse marocaine bâillonnée dans un monde arabe où le sexe se consomme pourtant comme une marchandise. Les femmes que Leila Slimani a rencontrées lui ont confié sans fard ni tabou leur vie sexuelle, entre soumission et transgression. Car au Maroc, la loi punit et proscrit toute forme de relations sexuelles hors mariage, tout comme l'homosexualité et la prostitution. Dans cette société fondée sur l'hypocrisie, la jeune fille et la femme n'ont qu'une alternative : vierge ou épouse. SEXE ET MENSONGES est une confrontation essentielle avec les démons intimes du Maroc et un appel vibrant à la liberté universelle d'être, d'aimer et de désirer.

2 comentarios:

  1. hola! una lectura que deberia despertar conciencias, la apuntamos y compartimos, te felicitamos por el trabajo, es excelente! gracias y saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias buhos, os sigo, siempre.

    MJ

    ResponderEliminar