domingo, 8 de enero de 2017

Tres días y una vida. Pierre Lemaitre

Los reyes han venido cargaditos de libros y aquí está la primera reseña del año, de uno de estos regalos.

"Se había puesto de pie de pura rabia. Rémi lo miró con los ojos como platos, escuchando sus recriminaciones sin acabar de comprenderlas, porque en casa sólo le habían dicho que Ulises se había escapado, como hacía de vez en cuando.
En esos momentos, Antoine, desbordado por un incontrolable sentimiento de injusticia, ya no era él. El estupor que lo había sumido la muerte de Ulises se había transformado en furia. Cegado por ésta, cogió el palo que servía para estabilizar el montacargas y lo blandió como si Rémi fuera un perro, y él, su dueño.
El niño, que nunca lo había visto así, se asustó.
Se volvió y dio un paso.
Antoine levantó el palo con las dos manos y, loco de rabia, lo descargó sobre Rémi. El golpe lo alcanzó en la sien derecha. El niño se derrumbó. Antoine se acercó a él, extendió una mano, le sacudió el hombro,...
-¿Rémi?
Debía de estar aturdido.
Le dió la vuelta con la intención de palmearle las mejillas. Pero cuando lo tuvo boca arriba, vio que tenía los ojos abiertos.  
Fijos y vidriosos.
Y una certeza le atravesó el ánimo: Rémi estaba muerto."



Resultado de imagen de Tres días y una vida. Pierre Lemaitre

Las novelas de  Pierre Lemaitre, siempre hacen preguntas, nunca te dejan impasible ante la desgracia. Con una prosa meticulosa y sorprendente, en su última novela, Tres días y una vida, el autor penetra en la mente de un adolescente, Antoine, que en  extrañas circunstancias  se ve envuelto en el asesinato de un niño. A lo largo de su vida esa muerte lo acompañará, y las personas que están a su alrededor en aquellas momentos, sin saberlo, harán de encubridores oportunos, absorbidos ellos también por un ambiente provinciano, en el que se esconden a la vez mentiras y relaciones ilícitas; el círculo en el que cierra a sus personajes los aboca a la desgracia, para él todas las acciones en la vida, tienen sus consecuencias. Debes pagar un precio por ellas, sino el destino se encargará de detener el mundo, si es preciso, (incluso con un huracán) para que acabes pagándolo.
Una novela redonda: el miedo a ser señalado, a perder tu estatus, el horror al que dirán, ... deja, en una sociedad hermética y provinciana, que todo se tape, lo importante es sobrevivir. La mentira y la desgracia se imponen a la verdad y a la libertad.

MJ 

2 comentarios:

  1. hola y feliz año!!!!! excelente lectura y la reseña es espectacular, tan trabajada y delicada. gracias por una lectura diferente e interesante, te motiva a ir mas a alla. leer mucho y bien. felices lecturas. saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  2. vuelvo alucinada por las coincidencias! si miras nuestra ultima entrada del 2016 encontraras un regalito para todas las mujeres que nos leen. gracias por escribir!

    ResponderEliminar