sábado, 16 de enero de 2016

El castillo de Diamante. Juan Manuel De Prada

    el castillo de diamante-juan manuel de prada-9788467045543

http://www.abc.es/cultura/cultural/20151007/abci-libros-juan-manuel-prada-201510071731.html

http://www.abc.es/cultura/libros/20150922/abci-libro-prada-santa-teresa-201509212156.html


    La insólita historia de la relación entre dos de las mujeres más controvertidas del siglo XVI en España (la Madre Teresa de Jesús y doña Ana de Mendoza), y su relación a su vez con los acontecimientos, más relevantes que sucedieron en al corte de Felipe II, con su hermanastro Don Juan de Austria y la amistad entre el hijo del rey y el duque de Alba, así como la conspiración urdida por Antonio Pérez y la Princesa de Éboli, contra el secretario de Juan de Austria. Castigados los dos por ese hecho, uno ayudado por el Justicia de Aragón, y otra recluida en Pastrana hasta su muerte en 1592, hacen de esta novela, una perfecta razón para leerla con avidez y delicia.
   Aparte de los hechos históricos tratados con máximo rigor, Juan Manuel de Prada, es un escritor, culto, que se regodea con palabras y dichos en lo más alto de la literatura contemporánea;   tan instruido en el arte de la letras, que relata de forma perfecta, esta serie de relaciones en un momento de la historia de España, que hace que a la vez que conocemos a las dos protagonistas de la novela, conocemos los acontecimientos históricos que las rodearon.
    Me ha encantado la forma de escribir la novela, las vidas de las dos mujeres y el momento histórico,en el que estoy inmersa en estos momentos con la lectura de otras novelas de la época, complementarias a esta, más dedicada a contar la vida de la madre Teresa que a  la del rey Felipe II y su hijo, como es Las sombras del Imperio, de Ricardo Ramos Rodríguez, paisano mío y escritor novel, pero un gran escritor y del que haré una reseña en cuanto acabe el libro.

Por último recordaré alguno delos pasajes que hacen de esta novela una obra importantísima para conocer,en el aniversario de su muerte a la Madre Teresa de Jesús, mujer santa, si las hubiere, culta, infatigable, y ante todo, como dice el autor, una mujer de su tiempo.


"Que Teresa hubiese afrontado esa aventura contra el mundo con auxilio divino y Ana hubiese renunciado a él las hermanaba todavía más; pues bastaba que se mirasen la una a la otra para saber lo que habría sido su vida, si hubiesen tomado la determinación contraria. Teresa pensaba que tal vez lo mucho que la una a la otra se habían zaherido se explicase precisamente porque eran almas gemelas; y ,además entre tantos episodios de incomprensión mutua, Teresa no podía olvidar que un día, mientras las refrescaba a ambas un aire matinal, allá en el palacio de doña Luisa de la Cerda, Ana se había acurrucado contra ella, buscando su calor fraterno y deseando sinceramente que Dios las acariciase con su soplo, como acaricia las flores de los campos. Alguna vez había añorado Teresa la palpi tacón de aquella Ana juvenil, luego desvanecida en ´os pasadizos de la edad adulta; y se había atormentado preguntándose sino podría haber hecho algo más por salvarla del ansia de poder, que sólo es un sucedáneo del ansia de Dios, sólo que mientra esta nos deja colmados, la otra sólo deja amargura cuando se enfrían sus llamas."

La relación entre Teresa y Ana, es una relación intempestiva, que se resume en esta cita, amor y odio, respeto y cariño, envidia y sosiego hasta el final, final de una relación que acaba en rabia y locura en el caso de la princesa, acusando a Teresa de sacrilegio, ante el Santo Oficio y en cansancio del mundo, y fusión con Dios en el caso de la santa.



MJ




No hay comentarios:

Publicar un comentario