miércoles, 16 de enero de 2013

El libro de mi vida

Con este título quiero inagurar en el nuevo año, una página dedicada a la Animación a la Lectura, Desde siempre he trabajado en este tema y me gustaría introducir en la lectura a personas que no hacen de ella una  afición. Hace muchos años en un curso o taller de animación nos hicieron escribir sobre cual era el libro de nuestra vida, así inaguro esta sección, de la que espero se pueda sacar algún provecho. Esto es lo que escribía entonces.

EL LIBRO DE MI VIDA

Yo querría seleccionar un solo libro de mi vida pero al igual que todos vosotros no existe el libro de nuestras vidas sino las pequeñas vidas de nuestros libros… No sé en qué momento empecé a devorar libros, pero lo que si recuerdo es que un día me encontré leyendo historias que casi siempre eran de mujeres: los libros de Bruguera que contaban la vida de SISI; Mujercitas de L. May Alcott (yo también pertenecía a una familia de cuatro hermanas y siempre  me identifiqué con Jo sobre todo por su independencia, pero quizás más porque ella soñaba con escribir y yo también lo hacía).

También tengo que confesar que no soy una lectora empedernida, siempre he sido muy selectiva en mis lecturas y además como dijo Pilar el primer día cuando se está estudiando se lee poco y yo que recuerde, siempre he estado estudiando algo y eso quita mucho tiempo y ganas de leer otras cosas. Pero llegados a este punto tengo que elegir el libro de mi vida: y es Memorias de Adriano de Marguerite Youcenar, es una biografía intimista, de una prosa casi lírica que descubre de forma tierna la personalidad, sabiduría y humanidad de un emperador romano del siglo II, “casi un sabio” como dice la autora y uno de los últimos espíritus libres de la Antigüedad.



Leí el libro cuando estaba estudiando Historia, no recuerdo en que curso pero creo recordar que en cuarto cuando hice la especialidad de historia de España, llegó a mí de manos de un compañero de carrera, fue el año 88 porque tengo la costumbre de poner la fecha y la firma en los libros cuando los compro. En sus páginas descubrí la sensualidad, y el aprendizaje humano de un emperador que era tan sólo un hombre.
A partir de entonces he leído mucha novela histórica o de biografía histórica (no puedo dejar de nombrar un libro que me quito del todo la venda de la niñez fue Elizabeth, emperatriz de Austria–Hungria de Ángeles Caso) y ahora que está tan de moda reconozco que todo lo que se escribe de este género no está bien documentado y se convierte en otra cosa que no es historia.
Quiero para acabar comentar que también me ha gustado mucho la “novela erótica”, y la descubrí con los clásicos y no tan clásicos como La pícara Justina, El amante de Lady Chatterley, Madame Bovary, La Regenta, La insoportable levedad del ser, La pasión turcaPura vida, Como agua para chocolateEl amor en los tiempos de cólera etc.
Con todo ello  he descubierto que lo que de verdad me conmueve literaria y humanamente hablando son el amor y los sentimientos en forma de palabra.


Si alguien se anima a escribir sobre el libro de su vida, puede añadirlo a comentarios y haré una selección del mejor.
  MJ

No hay comentarios:

Publicar un comentario